Estás leyendo:
reflexiones

Pieles para mí y foie para mi gato


Este post surge cuando mi amigo Rafa me ha enviado este enlace. Gracias por recordarme que esto es una parte más de lo cotidiano que suelo guardar en un baúl perdido.

Lo de las pieles, al igual que otros -léase, caza científica de ballenas, medicina tradicional basada en elementos simbólicos (zarpas de oso, huesos de tigre o penes diversos de especies en peligro de extinción, o sin extinguir coño, qué más da aquí)- tienen un elemento terriblemente negativo y adicional, ya que, además de innecesarios y totalmente prescindibles para cualquier tipo de actividad humana, sus “beneficiarios” en última instancia no son otros que los individuos de esta ñoña y farisea sociedad del primer mundo, que clama cuando talan un árbol de la calle donde viven a la vez que mira a otro lado ante espectáculos como éste

¿La respuesta ante esto? Pues suele ser la típicamente agresiva del cromañon que no vé más lejos de la terraza del bar de la esquina de su casa: -…yo me preocupo mucho más por lo de aquí que por las ocurrencias de una panda de fumahierbas que no tienen otra cosa que hacer…- o la paternal del que dice que lo entiende y te da la razón: -…” no, si es verdad esto que dices, pero en la vida hay que comenzar por cambiar las cosas de tu alrededor, desde dentro del sistema…ya lo entenderás…”-
Lamentablemente, toda la gama de este tipo de reacciones ante lo evidente intentan eludir un hecho que con una pizca, una miga de reflexión, perturba… y mucho, demasiado.

Así que imágenes como esta son buenas, porque son explícitas:

  • Porque quien se esté planteando unas pieles para este invierno no se va a poder quitar la cara del pobre animal de la cabeza;
  • Porque subiendo algo más en el escalafón y bajando en pretensiones, la persona que tenga que decidir sobre ayudas o subvenciones a granjas peleteras y tenga algo de humanidad, querrá comprobar las condiciones de vida -y muerte- de esos animales, o al menos me queda la esperanza de que los posibles implicados en la tramitación de importaciones de este tipo de productos que se hayan conmovido con este vídeo exigieran garantías de dignidad en la muerte de estos pobres bichos que sí, al igual que muchos humanos, pasan por la vida de una forma triste y penosa, pero no por esto desaparece su historia, también sufren ellos.

Tenemos que contribuir a remover los esquemas de una complaciente sociedad en la que se tolera esto y en su apoteosis, es capaz de soportar anuncios de delicatessen para sus gatos y perros con la que está cayendo por ahí abajo del mundo.

En fin, el vídeo es de una violencia gratuita que asusta…no, no he podido terminar de verlo pero me temo que soñaré con él durante mucho mucho tiempo.
¡Malnacidos!

PS: Quien se compre unas pieles este invierno habiendo visto ese vídeo tiene estómago para diez vacas,😄.

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Lo leyeron y comentaron

Top Clicks

  • None

Flickr Photos







More Photos
%d bloggers like this: