Estás leyendo:
biología, reflexiones

La evolución de un equilibrio inestable


erial02png

Los sistemas vivos forman parte de un grupo en el que la consecución del punto equilibrio depende de dos factores principales: la energía comunicada y el punto de partida. Estos sistemas son denominados inestables porque necesitan del continuo aporte energético para no revertir hacia la disgregación total.

El “camino”  por el que  a lo largo del tiempo trasiega un sistema vivo hasta ese punto de equilibrio se conoce en Ecología como “Sucesión” y el sistema se dice que alcanza la “Climax” (muy apropiado XD). A lo largo de la sucesión el sistema pasa por varios estadíos y, se supone, optimiza el número de vías por las que los flujos de energía e información pueden atravesar el sistema: se diversifica.sucesion

la creación de la infraestructura que soporta el flujo de energía e información tiene resultados muy diferentes si se está dentro de la sucesión principal o se alcanza desde sucesiones secundarias, productos de la desestabilización de aquella en un tiempo t

¿Y por qué sabemos que un sistema vivo ha llegado a su climax? Pues porque aunque le comuniquemos energía no se produce evolución alguna -entiéndase cambio en la composición de su biomasa, del pull de organismos que lo componen…-, el sistema permanece sin cambios, en éstasis.

La competencia por los recursos orienta y lastra la evolución del sistema. Recuerdo un trabajo de la carrera en el que teníamos que observar y cuantificar la biodiversidad -la cantidad de información, el -Log H…os suena?- del fitoplancton que a lo largo del tiempo podía medirse en un complejo de pequeñas lagunas artificiales de un arboretum. Pues bien, este complejo se caracterizaba por sus limitaciones en cuanto a nutrientes principales (fósforo y nitrógeno principalmente) y pequeñas variaciones en su  pastandoconcentración implicaban cambios radicales en cuanto a la proporción de especies, pero no en cuanto a su composición. La progresiva estabilización de las condiciones (es decir: esto es lo que hay chicos, no pedid otra cosa) conducía al triunfo de una o dos taxones, que especializados progresaban en número hasta ocupar la mayor parte de la biomasa;

Sin embargo lo que más me llamó la atención fueron dos cosas: que la composición apenas se alteraba y que el crecimiento de las especies dominantes no era exponencial, sino que estaba formado por un conjunto de pequeños crecimientos que se alternaban con mesetas de estabilidad.

Esto tiene sentido para la continuidad de aquél: el sistema almacena opciones, planes de diseño que han sido capaces de aprovechar los recursos eficientemente y los “memoriza” para reutilizarlos cuando se vuelven a dar las condiciones. Quedan ahí, vestigiales, preparados para dar el cup de force en cuanto se vuelvan a reproducir condciones anteriores, o aparezcan otras nuevas en las que puedan jugar algún papel relevante para la optimización del flujo de energía/información…qué simple!

Lo del crecimiento era aun más curioso:  los periodos de no crecimiento solían acompañarse de cambios en la composición de la biomasa, de modo que parecía com si se perparase, como si estuviese adecuando su infraestructura para poder dar el salto siguiente.

Pero eso sí:  la introducción de factores que originasen fuertes desestabilizaciones conducen al retrotraimiento hacia estados con menos organización y que, dejados al albur nuevamente, nunca conseguirían llegar al estado del que fueron desplazados. El resultado es un camino organizativo o sucesión secundaria que conduce por norma a una estasis mucho má simple, menos estructurada y rica que la del camino principal.

La introducción de sucesivas desestabilizaciones deben conducir irremisiblemente a una disgregación total del sistema. Éste, no será ya capaz ni de aprovechar productivamente los recursos ni de canalizar optimizadamente los flujos de energía e información. Se convertirá en un sistema que abandona la tendencia sucesional, está presto a convertirse en un erial.

El otro día escuchaba en la radio que en resumidas cuentas, éste procedimiento es “el manual” a seguir para aniquilar al enemigo: entro en tu territorio, te machaco, me repliego y negocio un alto el fuego…hasta que te vea espabilar de nuevo un poquito. ¿Suena verdad? Pues me temo que lo terrrible es que es un estándar en todos los sistemas, y por tanto su eficacia está más que contrastada.

Hablar del terrorismo de unas gentes que han vivido en un entorno durande siglos y que, por orden de alguienquenidecoñaesdeahíyquetieneunsentimientodeculpaquetecagaspornohaberhecholoquedebiaensumomento, le construyen un pais allí, en su tierra, y le traen gentes quenuncavivieronallinisuspadresnisusabuelos, que dicen que enunlibroquetienenellosyqueleenmucholesdicequesutierraesesa, y una vez allí les siguen quitando tierras, les presionan para que se vayan a otros paises, y cuando vienen a medio organizarse y a protestar, ojo, con los mismos argumentos que utilizaron losquenuncavivieronallinisuspadresnisusabuelos cuando las potencias internacionales controlaban el tinglado, que también se jartaron de poner bombas oye, y cuando son ninguneados día tras día, año tras año por los que mandan, cuando con lo único que les queda por protestar los acusan de terroristas…hombre! ya les vale…

Volviendo a lo genérico y para terminar, es bueno saber que la degradación de un sistema no lo deja vacío, sino que lo que se produce es un cambio en su composición: los organismos que sustituyen a los primitivos son pocos en cuanto a diversidad, pero se encuentran perfectamente adaptados a las duras condiciones que se han creado…ellos son mucho más duros y resistentes y también pueden llegar ser numerosos en cuanto a su biomasa (Se llaman “oportunistas” y son capaces de crecer en entornos muy degradados, es más, necesitan esas condiciones y no otras para perpetuarse…impresionante paralelismo, eh?). El cambio provocado y su aparición dificultan en extremo la reconversión hacia sistemas menos duros, la vuelta a condiciones semejantes a las de partida. Es un camino de no retorno.

Dedicado a todos los que meten fuego a los campos, incluso cuando son de refugiados: si no sabeis esto, preguntad gilipoyas; si lo sabeis, es que sois unos malnacidos.

PS: Gracias a Marcos Cobeña por la foto, muy al caso.

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Lo leyeron y comentaron

Top Clicks

  • None

Flickr Photos







More Photos
%d bloggers like this: