El largo (eterno) lustro Mariano

Seis años ya, seis.

Un sexenio, un lustro perezoso en su velocidad de crucero (al menos para mí) en el que sin embargo hemos perdido tanto que nos hemos hecho refractarios ante noticias que hace muy poco (bien por su antidemocrático calado o bien por su escandalosa ausencia de ética) nos hubiesen lanzado a la calle. Tiempos aquellos…

Ya no se sale a la calle por miedo a que te desangren a multas. Ya no se escribe todo lo que se piensa por miedo a que el institucionalizado ojo que todo lo ve, salvo a los ladrones de cuello blanco, decida que tu opinión merece el trullo.

Ya no se llega a fin de mes aún con trabajo. Los mierdas estos tienen la desfachatez de ofertar trabajos de miseria (recordad cuándo les teníamos lástima a los mileuristas) y sacar pecho con el aumento del empleo…. porque tú, claro, ni te paras a pensar en los datos, en ese 20% de horas de trabajo que se han esfumado desde el comienzo de la crisis y de la única conclusión que se puede obtener: que NO crean empleo, sino que están troceando sistemáticamente aquéllos que la crisis ha dejado, dejando a los que lo tenían en precario y ofreciendo migajas a personas que, por su dramática situación no tienen más que aceptar esa ofensiva propuesta laboral. Y si te creías que hasta aquí llegaba… No, sigue hasta extremos de ofertar trabajos sin sueldo, esclavitud tolerada.

Corruptos, enjuiciados como partido, gestores de pena (y de penas) y cuando sacan pecho una numerosa clac aplaude, a la vez que otra mayoritaria, silenciosa, les vota. No salgo de mi asombro.

Porque juicios políticos aparte, tengo curiosidad por saber en qué momento se cayó la ética del carro del acervo cultural. El principio ético, rector en otros momentos de la Historia y en otras culturas, debería supeditar cualquier decisión y cualquier elección en una sociedad como la nuestra, ideologías incluídas: si alguien se corrompe y su estructura política le ampara, ni agua a ambos. Y si eso implica votar al rival para echarlo del poder, a por ellos.

Ya no podemos pensar en un ciclo negativo al que seguirá otro periodo de bonanza, porque además de machacarnos durante la crisis nos dejan en precario para la salida de ella y la desigualdad entre ricos y pobres (Ojo! Aquí en España, no en Nigeria) crece sin parar y nos situa muy por encima de la media europea. En estas cosas sí que somos campeones.

Y los votáis.

Y seguís votando, idiotas, a quien os ha machacado durante un lustro, a quien os deja con una mano delante y otra detrás, sin derechos laborales, sin salario digno, a quien se lo lleva calentito delante de vuestras narices, en las que tan sólo tiene que agitar una bandera para que entréis al trapo y gritéis un “A por ellos!” que os haga olvidarlo todo. Ellos, encantados de la vida, no se lo creen: barra libre.

Por supuesto, no acepto la falaz réplica de “Todos son iguales” (felizmente ideada y difundida por quien gobierna para desalentar a los potenciales votantes adversos) o que la oposición también es corrupta. Es necesario sanear los sillones del poder, removiendo a quien lo ocupa y vulnera el principio ético, pero incluso más: aun a riesgo de perder alguna mente privilegiada debería ser así por definición, en todos los Órganos de Poder de una sociedad madura los sillones deben ser desalojados periódicamente para evitar la corrupción o la simple indolencia.

Y, por supuesto, no todos son iguales. Porque hay ideologías que se fundamentan en el principio de igualdad y otras que tan sólo se enjuagan la cara con él. Pero esto es otro tema calamares.

El año que viene, prometo que más.

Saludos.

Advertisements

Desde el Estado del shock

No sé vosotros pero yo YA he llegado e ese estado catatónico casi que me produce una indefinida sensación de desasosiego con la que me levanto cada mañana y que, a lo largo de la jornada, torna a inquietud para desembocar a la caída de la tarde en un malhumor…apagado, sordo.

Después del día de ayer, después de ver, leer y escuchar las barbaridades y los disparates que quedaron adheridos me he sacudido y flotando ha quedado esto:

ultraizquierda, golpistas, 6000, brutalidad policial, NO, marca España, 25S,cargas, bolas de goma, Congreso, vallas, Diputados, inflitrados, encapuchados, miedo, medular, Neptuno, extrema izquierda, anarquistas, recortes, 15M, manifestantes, antisistema, Atocha, detenidos, Gobierno dimisión, violencia desproporcionada, DEMOCRACIA (grítese)

Están flotando sobre todos nosotros…y quedarán adheridas según el color, el tamaño y el pegamento con el que vengan. Dará igual lo que se haya visto, olido ó escuchado, porque somos así de zenutrios y tenemos memoria de pez.

Al final sólo quedarán los más grandes, los que más hayamos sentido…

PS: seguid sin buscar activamente la info por las redes sociales, que así os va…

La Misión de un Estado

Art. 13. El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin de toda sociedad política no es otro que el bienestar de los individuos que la componen. (Constitución Española de 1812)

felicidad.

(Del lat. felicĭtas, -ātis).

1. f. Estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien.

2. f. Satisfacción, gusto, contento. Las felicidades del mundo

3. f. Suerte feliz. Viajar con felicidad

austero, ra.

(Del lat. austērus, y este del gr. αὐστηρός).

1. adj. Severo, rigurosamente ajustado a las normas de la moral.

2. adj. Sobrio, morigerado, sencillo, sin ninguna clase de alardes.

3. adj. Agrio, astringente y áspero al gusto.

4. adj. Retirado, mortificado y penitente.

¿Dónde se nos perdió el Norte?

Hace dos siglos que nos dejaron este valioso legado que dice mucho más que todas la proclamas de aquí, del centro de poder continental y de allende los mares. Es simple: todo el esfuerzo del gobierno, y del resto de los poderes de una nación debe de supeditarse a ese intangible objetivo de lograr su felicidad.

Y la felicidad de una nación es obviamente la de sus ciudadanos: los ricos pero también los menos ricos, los altos y los bajos, los listos y los que viven en la hinopia, los electores y los elegidos…todos.

El preámbulo de nuestra Constitución vigente,  166 años después, matiza esta idea y la lleva a un plano mucho más prosaico en comparación: “…Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida..”  “…establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran…” y “…Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.”

La felicidad es, por así decirlo, trasmutada, reconducida hacia el plano de lo material, de lo próspero en el que la calidad de vida queda por concretarse y en última instancia, queda disuelta, eliminada. Podrá parecer que la esencia permanece pero entiendo que todo lo contrario desde el momento que lo económico deja de ser un medio y pasa a ser fin.

La felicidad como objetivo, como principio rector, es algo a retomar y pronto. Ahora que lo austero invade –al 99% de los ciudadanos– no hemos de olvidar que por el camino hemos perdido nuestro derecho a exigir al Gobierno y por ende al resto de los poderes del Estado su obligación de perseguir la felicidad de todos. Recuperémoslo y premiemos a los que lo lleven como objetivo, que vaya que si merece modificar la Constitución por ese fin.

Educar para ser feliz. (En convergencia evolutiva con mi admirado Punset)

Saludos calamares.

Lustro Mariano

Lustro mariano…

De primeras y si nadie lo remedia, estamos en la antesala de un proceso inexorable de pérdida del Estado del bienestar -y ojalá que me equivoque- previsible como nuestro futuro presidente, para satisfacción del núcleo conservador europeo, los mercados financieros y tristeza de cualquier asalariado, incluso del que ha votado al partido ganador, que algún iluso habrá hecho y se contenta, al igual que lo hace cuando gana su equipo de fútbol, un grupo de gente de todas partes del mundo que profesa por dinero y con los que nada tiene que ver…

El día siguiente, los mercados dan la bienvenida al cambio con más presión sobre la deuda, algo que un servidor interpreta como una vuelta más de tuerca para que no tiemble el pulso al nuevo equipo en ciernes. El patrón de patronos y su curia, totalmente crecidos, demandan reformas laborales, mini-jobs y despedir funcionarios -creo que si pudiesen, ellos mismos darles la carta de despido, que eso les tiene que poner tela-. Se genera así un efecto -de shock- tal que cuando Mariano y equipo eliminen derechos laborales y vuelvan a bajar el sueldo de los empleados públicos -funcionarios de carrera, funcionarios interinos, laborales fijos, laborales eventuales y contratados por obra y servicio- vamos a respirar todos aliviados porque todavía estamos vivos.

Y todo ello negando la mayor. Y la mayor no es otra que todo esto:

  • La deuda pública está estimada en un 66% del PIB a fin de 2011. La deuda privada (familias y empresas, bancos incluídos) ronda el 320% del PIB. NO es la Admon el problema: lo son las familias y las empresas, que se han endeudado hasta las cejas.
  • El fraude fiscal en España se estima entre 80.000M € y 240.000M€ . (Me da igual, porque aún el límite inferior del intervalo es más que escandaloso) Es evidente que no sobran sino que faltan funcionarios, -sobre todo en el cuerpo de inspección del Ministerio de Economía y Hacienda-, sobran traidores y fariseos.
  • Ya nos avisan desde Europa que la última subasta del Tesoro Público es un síntoma de lo que puede venir: tras la barra libre del BCE a los bancos, se corre el peligro de que estos vayan a lo seguro comprando deuda (a un 4%) con el líquido que oferta el BCE (al 1%) dejando con un palmo de narices a las PYMES (Me suena eso…)
  • Los ricos NO contribuyen, no suman para salir de la crisis. Eluden o evaden lo que moralmente o legalmente deberían de aportar para que se les valorase y admirase.
  • No tiene que ver, pero es significativo que un imbécil que nació entre algodones y su mini-job conocido sea el de saltar vallas, se permita lujazos como el de calificar a una sociedad por su ubicación geográfica (Andalucía) y jugar a los espadachines para dirimir denuncias en los juzgados. Siempre podré decir que el soplapoyas éste lo dijo tras conocerse que el PP había ganado las elecciones. Por cierto que el saltatrenes en cuestión tiene por nombre Cayetano Martínez de Irujo, o algo así. Robespierre lo hubiese condecorado, por su labor en la lucha contra la oligarquía.

Esto es lo que hay. Tápese, maquíllese o muéstrese parcialmente pero ESTO, es lo que hay.

Me da que nos esperan tiempos complicados, pero también siento que hay caldo de cultivo para exigir derechos:

  • A participar en el legislativo, con un sistema democrático que, acorde con los medios y los tiempos, permita al ciudadano refrendar normas. Si podemos hablar con el Estado vía Internet cuando pagamos nuestros impuestos, por qué no para refrendar una Ley Orgánica?
  • A cambiar un sistema de representación electoral claramente injusto, que premia a los más locales y a lo más grandes y destierra a la pluralidad que elige la mayoría.
  • A no perder bienestar: las líneas rojas no se deben cruzar. No hay déficit que lo justifique o que no se pueda cubrir con una adecuada y solidaria política fiscal, pero aplíquese por la vía del esfuerzo equivalente.

Pero hay que moverse. No se cederá nada que no se reclame con firmeza. A la calle. A las redes. A los blogs. A las mentes. A por ellos, que son pocos y cobardes.

Saludos calamares.

La necesidad de cambiar la ley electoral

Alberto Garzón, Diputado en ciernes e intenso activista/político, deja en su blog un artículo que debería ser de obligada lectura entre todos los que nos preocupamos por que el sistema electoral sea más justo y represente de verdad la pluralidad que la sociedad manifiesta en las urnas.

Poco tengo que añadir al post de @agarzon, salvo apostillar una realidad, y es la enorme descompensación entre el crecimiento en votos (sobre 500.000) y el crecimiento en diputados (32) del partido que nos gobernará en relación con el resto de los partidos del arco parlamentario, sobre todo los pequeños.

¿Existe la vida después de D’Hont? Seguro que sí: Esta pag de wikipedia muestra el que utiliza Alemania y al final, enlaces a algún otro…pero desde luego, entiendo que casar representatividad por circunscripción y escaños por nº de votos generales es complejo…y desde luego va a ser una labor de titanes ir contracorriente de partidos mayoritarios y partidos nacionalistas, que imagino lastrarán cualquier tipo de iniciativa al respecto.

http://www.agarzon.net/?p=1204

Saludos calamares

La SOLUCIÓN (y lo sabéis) no es la vuestra, qué más quisierais

Han pasado ya 3 años. Tres años ya con este drama a cuestas y sin demasiadas esperanzas de que la cosa comience a remontar pronto por el camino que seguimos.

Durante este periodo de tiempo he podido conocer, como muchos otros, pero desgraciadamente muchísimos menos de los que deseara, el cuando, el cómo y el por qué de este desastre; también he podido identificar, si no particularmente -que en algunos casos sí-, sí colectivamente a los principales responsables. La mala hiel rezuma cuando observo cómo siguen como si la cosa no fuese con ellos, sin responsabilizarse de nada, sin que nadie les responsabilice y lo peor, continúan al frente de las infraestructuras económicas y financieras que deben ser los motores para salir de este trance. Eso jode…

He observado también cómo los correctivos han sido para todos menos para los que deberían contribuir más: culpables, por acción o por omisión, y pudientes -¿Hablo de los mismos?-. Es más, moviendo adecuadamente las corrientes de opinión, se ha conseguido desviar la atención de la realidad sucedida y que los pringaos nos echemos mierda los unos a los otros para regocijo de los que mueven los hilos. hace un rato veía en la tele cómo algunos políticos están mendigándoles compromiso en lugar de dar un golpe en la mesa y obligarlos por ley a que asuman su parte de la carga: las cosas se les piden por favor, n’est-ce pas?

Una vez puesta la cortina de humo, se acabaron los acojones de los que la cagaron ofreciendo dinero a quien SABÍAN que no pagaría -y no les importaba, ese es el truco, porque conseguían así engrosar su cuenta de haberes, aumentar ese fondo con el que por ley tienen que asegurar que nos devolverán nuestro dinero si decidiésemos retirarlo del banco, y finalmente dinero de los Bancos centrales al 1-1.5% (entérate mejor aquí), para moverlo o, en los últimos tiempos prestárselo a los Estados al 5 o al 6%…Qué negocio!!-, porque han comprobado cómo los políticos, en lugar de pedirles cuentas, les proporcionaban liquidez desde el sistema público: ¡Es que tiene guevos la cosa: después estos marrajos devuelven la pelota diciendo que el déficit del Estado es insoportable!

Pero además, lo peor es que se les ha proporcionado barra libre para que desde ahora y hasta el fin de este modelo económico, tengan la tranquilidad de que pueden hacer los disparates que quieran que les va a salir gratis al final, porque lo pagaremos entre todos.

Se que algunos podríais pensar que caigo en la exageración, pero pensad en esto: con sólo proporcionar pasta a un interés ridículo ya nos está costando por doble vía, porque se pierde el interés que se ha dejado de cobrar y además porque el estado se endeuda aún más, lo cual no gusta…Je! A los propios mercados, o sea, a los que les hemos dejado la pasta! ¡Qué grande!

Déficit…la palabra asusta porque la equiparamos al débito de nuestra economía familiar…pero no es así. El déficit controlado es asumible por la economía de un país…sobre todo si tuviésemos capacidad de control sobre la inversión del gasto, o sea, que pudiésemos vigilar dónde se gasta de manera directa, sin tener que pasar por la patraña de los programas electorales, que ni se cumplen ni se penalizan, como medio de conocer en qué se quieren gastar los cuartos.

Para afrontar este desastre, hay dos recetas básicas:

  • En principio se optó por la solución Keynesiana: hay que impulsar el crecimiento económico aún a fuerza de incrementar el déficit, porque lo que crea empleo es el crecimiento económico, no el saldo contable. Con esta solución, que tanto nuestro Gobierno como el de los EEUU adoptaron, se pretende impulsar la creación de empleo aumentando la tasa de crecimiento aún a costa del incremento del déficit público, y no es una cosa de locos: ya se hizo en la crisis del 29 del siglo pasado.
  • La otra opción, la Friedmaniana, apuesta por un control férreo del déficit público (a la vez que una liberalización total de los mercados) y nos ha sido impuesta desde el núcleo conservador de la UE, el eje franco-alemán. Parece que sus bancos tienen demasiados intereses en los PIGS como para admitir un default y ni de coña están dispuestos a asumirlo: que se jodan los ciudadanos y que asuman la carga…nada para los que autorizaron los crédito; estos, de nuevo, de rositas.

La cuestión es conocer ésta, que es la receta que se nos está aplicando, además de dolernos, que ya sabemos   (¿Seguro que sabemos?) cuánto duele, nos va a poder curar: y aquí me sobreviene el ataque de mala leche, porque, que uno sepa, esto NO HA SERVIDO PARA NADA hasta ahora, salvo para contraer aún más el tejido productivo. ¿Es poco tiempo? ¿hace falta más caña? Decidlo, si es que hay bemoles para ello…

Los bancos cierran el crédito a los pringaos porque ahora estarán muy ocupados prestándolo a los Estados, o tapando los boquetes inconfesables, vaya usted a saber. Desde luego, el capital no circula por la calle.

Y así todo, hay quien piensa que la culpa es nuestra, es decir, de los que pidieron sin saber cómo iban a pagar, o de lo que se gasta el Estado…en funcionarios…

(por cierto, a ver si distinguimos ya de una vez entre empleados públicos y funcionarios: estos son un grupo de empleados públicos pero NO los únicos, pues existen laborales, externos, contratados por obra y servicio…es un abanico grande y que contiene tanto a trabajadores pagados directamente por las diferentes Administraciones, como a trabajadores de EMPRESAS PRIVADAS -Sí, sí- que realizan labores que la Administración poco a poco y cada vez más, va externalizando. Cuando se habla de “funcionarios”, con todo el conocimiento por parte de muchos interesados. se habla de todos ellos. Un ejemplo: yo he trabajado en un Servicio en el que funcionarios eramos 7 de un total de 40-45 trabajadores; el resto era de empresas privadas -la mayoría, unos 20- y de alguna empresa pública)

¡Ja! De nuevo, somos títeres de quienes se lo llevaron y se lo siguen llevando calentito a nuestra costa: el objetivo es destruir el Estado del Bienestar, para proveer por la vía privada lo hasta ahora proporcionado por lo Público: sanidad, educación, servicios sociales… vaya negocio!

¿Paranóico? Pues ahí tenéis el acuerdo de los 2 grandes para modificar la Constitución, por guevos y por la vía de las prisas, que se nos cabrean los mercados. ¿Y por qué no me gusta? Pues porque además de la reducción del déficit se prioriza el pago de la deuda y sus intereses a cualquier gasto, por norma de más alto rango…y esto si que es lamentable. Ya han comenzado a desmontarlo, y no podemos seguir mirando incrédulos, como pasmarotes.

Y hay opciones, opciones que hay que asumir pronto pero que implican plantarse y decir NO a estas alimañas que sólo miran números y son -o se sienten-, como otros, irresponsables de sus actos.

No me olvido de vosotros, la oposición, los que no habéis hecho otra cosa que poner piedras, escurrir vuestra responsabilidad en momentos críticos y dejar de preguntaros lo que podíais hacer por nosotros, que no era ni mucho menos pedir dimisiones o elecciones. Vosotros SI que sabéis, o al menos deberíais saberlo, por dónde vienen los tiros, que vienen de fuera y contra melones -en forma de urbanizaciones, campos de golf, etc- regados por vosotros también tiempo atrás, no sólo regados por ZP.

PLEASE: echadle un ojo a éste documental de Naomi Klein: muestra una visión inquietante pero plausible de la realidad económica actual, así como su solución: echarnos a a la calle y pararle los pies a la panda de golfos especuladores exigiéndoselo a nuestros políticos, como tiene que ser.