El ansia (colofón)

Otro microrrelato que según las bases debía comenzar con la frase “Hasta chocarse con una fila de maderos…” y no contener más de 100 palabras. Espero que lo disfrutéis.

Hasta chocarse con una fila de maderos sus pensamientos no se centraron en la realidad cruda, sombría, de su futuro inmediato.

Cuando la sangre comenzó a brotar a borbotones del oscuro agujero por el que se le iba la vida comprendió que no iba a haber moviola a velocidad, ni siquiera resumen ejecutivo, como los que había utilizado para segar vidas y ajenas ilusiones.

Allí donde quedó, en lo oscuro, supo que tampoco vería luz alguna en el túnel y lamentó el ansia que le impidió haber dejado la primera línea, como los demás, en forma de una blindada jubilación.

Saludos calamares.

Advertisements

Medium

Os dejo un microrrelato que por despiste nunca llegó a enviarse a uno de mis programas favoritos,”El ojo crítico”, cuando hace unas semanas lo propusieron como tema. Espero que os guste.

Relato

Piensa, piensa deprisa…)

– No! No os vayáis ahora! Creo que ya viene algo…Sí! Es ella. Os dije que la vería.

-… Me dices a mí?…Eh! Me habla! Quiere que la entiendas, que comprendas que siempre fuiste su única elección.

(Se ha vuelto…)

– … “No me busques más, no me fui por él, sino por mí. Él no ha sido nada, tan sólo coincidió con nosotros en varias sesiones y aquella noche me sentía sola…no quisiste venir…estabas demasiado aturdido contando tus pérdidas: te dije que los bancos no eran esa inversión a prueba de bombas…”

– …” Y él era algo sencillo…

( -…y guapo, qué guapo…y qué canalla: a ella, a mí y a saber quien más a retortero…)

-Eh…!

Demasiado tarde…el cemento ha fraguado bajo mis rodillas…y las del guapo.

Saludos calamares