Nucleares, qué desgracia…


Este post es mi respuesta a la serie de post que MILL ha escrito con gran profesionalidad en:

http://www.desdeelexilio.com/

Estimado MILL:

Veo que aunque haces un exahustivo y pormenorizado análisis en el aspecto cuantitativo, tal vez te estés dejando atrás aspectos que hay que evaluar y cuantificar:

  • -Es un legado vertical: nuestros desechos nucleares se transfieren a muuchas generaciones y deberíamos incluir los costes de este mantenimiento que NO se tiene encuenta ¿6.600 años? (x2) 24.000  (X2) años? Cuanto vale el almacenaje y sobre todo, la gestión de las varillas usadas si hablamos de órdenes > 10exp3?
  • -No es necesario que me muera de un cáncer, tan sólo con salir algo jodido y muy acojonado por un incidente mucho menor creo que ya tengo suficiente para el resto de mis días: no creo que se cuantifique cuánto vale tener una espada de Damocles en los costes de la energía nuclear, además,…cuánto vale un incidente nuclear en cuanto a movimientos de personas, alteración de las economías locales por el abandono en el perímetro de seguridad creado? ¿Dónde se contabilizan los alimentos desechados, los animales sacrificados? ¿Dónde el cierre de las empresas que sostienen la economía local? Es verdad que esto ocurriría en casos similares a Fukushima, pero seguro que con menos peligrosidad también. Tan sólo un incidente menor que obligue a desalojar cualquier zona afectada…¿Entra en los costes energéticos? (Y después se dice que las renovables están fuertemente subvencionadas)
  • -El uranio es una fuente estratégica, tanto como el petróleo o más -tal vez más porque hay menos- con lo cual tal vez tampoco sean muy válidos los cálculos de costes proyectados en el tiempo: estará, igual que el petróleo, sujeto a especulación y a manejo económico interesado por parte de los grandes lobbys…y un detalle adicional: NO tenemos Uranio, es decir, estamos al albur de lo que nos marquen desde fuera, igual que con el petróleo.
  • -Cuando una familia no tiene recursos, tiene dos opciones: se empeña hasta las cejas y pide para adquirir los bienes de consumo que NO puede pagar y que le va a salir por el sueldo de una vida, o asume que el consumo excesivo queda por encima de sus posibilidades y se plantea una economía doméstica en la que el ahorro es uno de los elementos esenciales y la reducción del consumo el otro. Así queda, a la espera de tiempos mejores en los que nuevos incentivos permitan adquisiciones mas racionales. Las crisis energéticas tienden a producir nevas tecnologías más eficientes energéticamente hablando, y ese es el camino, no el planteamiento del crecimiento del consumo sí o sí, imprescindible para una economía que ignora el límite material de los recursos disponibles y que reventará, no te quepa duda alguna.
  • Gracias por tus post y cordiales saludos.
Advertisements

El mundo es finito, como sus recursos.

Esta entrada la ha puesto Pablo hace nada y menos, pero me ha parecido tan fantástica y tan difundible que no puedo más que insertarla y pediros XDD que la difundais tb vosotros.

(Juan María tb lo ha colocado, y parece ser que en paralelo…ya somos más joder, a ver si lo inundamos)

A destacar:

  • Los costes no se internalizan en los procesos de fabricación (algo muy típico y aplicable como rebate al discurso de lo caro que es lo verde), sino que se externalizan penalizando el salario de quienes intervienen en el proceso, más cuanto peor cualificado.
  • La producción tampoco internaliza la pérdida de la calidad de vida del origen de la materia prima.
  • El proceso es… ¡LINEAL!… ¡Qué locura… en el siglo XXI y aún así!
  • El “progreso” que nos venden sigue abriendo aún más la brecha entre rios y pobres
  • El proceso…es un invento humano…y cmo tal es susceptible de ser modficado, o simplemente eiminado.

Saludos Calamares.

La manta ideológica que todo lo quiere cubrir

Comento desde aquí un artículo de otro blog que, entiendo, es un ejemplo muy de hoy de cómo se están mezclando, y me temo que no es por ignorancia, elementos que no pueden ser sumados

(http://www.desdeelexilio.com/2009/03/06/y-quien-cuenta-los-muertos-de-los-verdes/)

balanza01¿Qué está pasando? ¿Veo más de lo que creo o siento alrededor mía un cerco intelectual al pensamiento científico? ¿Funciona la estrategia de mezclar ideología y ciencia en la misma operación? Empiezo a pensar que sí…

Yo me declaro un “verde” convencido, amante de la ingestión de alimentos sin películas de pesticidas y sin que tengan internalizado en su coste el devengado por la inutilización de acuíferos como consecuencia del abuso en su abono con fertilizantes quimicos que contaminan esas aguas. Me declaro también preocupado, porque soy biólogo y la genética molecular ha sido una de las asignaturas de mi curriculum, ante la posibilidad de que la “inocuidad” lo los vectores genéticos que insertan esos maravillosos genes que hacen de un tomate una pieza de museo o del maiz un veneno a sus potenciales consumidores -menos a nosostros los humanos- no lo sea tanto, y pudiese llegar a células de mi organismo sin degradarse, resistiendo el tormento de mi aparato digestivo o el de mi aparato respiratorio… a saber, para después ser modificados.

También me preocupan otras cosas, como el que sean 2 multinacionales las que controlen el nuevo mercado e impongan las variedades que hay que distribuir por el planeta con la consiguiente pérdida de diversidad biológica, la dependencia estratégica del productor de semillas modificadas y el enorme beneficio en tan pocas manos.

Me pregunto si se recuerda cómo las restricciones sobre la fabricación de insulina animal -sí señores, esta insulina era proveniente de cerdos si no recuerdo mal- han propiciado los avances en la producción de insulina “humana”. ¿Problemas de la insulina animal? Probablemente y en cuanto a la pura molécula, ninguno pero…y respecto a las trazas de impurezas en origen? ¿Hablamos de las vacas locas? Por qué cuando se hablan de las ventajas de productos como el DDT no se exponen también sus consecuencias? El DDT fué prohibido por sus terribles efectos, acumulativos por lo demás, sobre las poblaciones que fueron expuestas. Como agente estrogénico, sus efectos han sido devastadores y precisamente por eso y porque se podían fabricar otros insecticidas de similar efecto y biodegradables el DDT fué dejado de lado. Estos son hechos, no especulaciones. ¿El DDT puede ser un agente para el control de la malaria? Perfecto…el cianuro puede ser un eficaz antibiótico pero es impensable su utilización en humanos ¿Verdad? y ¿Por qué? Pues a diferencia del DDT, su efecto sería visible de inmediato, no a medio o largo plazo.

mantaEl pensamiento verde es ideología, la ciencia NO es ideología y querer poner encima de ella la manta de la ideología es la estrategia que permite la entrada de otras ideologias en el otro lado de la balanza. Esta estrategia es muy visible en la actualidad con la arremetida creacionista. Ciencia no es sinónimo de panacea, pero sí de un conjunto de reglas consensuadas y unos resultados, OJO, resultados que deben refrendar cualquier teoría para poder validarla. Además, tampoco vale lo que diga nadie si no comunica la manera en que ha llegado a una conclusión y el resto de la comunidad, una vez validado el procedimiento, puede repetirlo.

La no utilización del DDT, los recelos de parte de la comunidad científica ante las quimeras producidas por manipulación genética, las objeciones a la utilización de la insulina animal y los demás ejemplos sesgados que se exponen son consecuencia de resultados científicos contrastados, cuya relevancia puede, llegado el momento, ser cuestionada, pero ni mucho menos debería ser ignorada ni tampoco ser apartada del otro lado de la balanza. Hay un pensamiento verde que deriva de estas reflexiones y está más que fundado. Eso es ideológico, pero bebe de las fuentes de la razón, y sobre todo, puede ofrecerse para que sea origen de una reflexión; son datos en origen.

Cuando las fuentes son ideológicas también porque sólo se muestran los datos que convienen el producto no es discutible porque se aparta del camino de la razón, sesga hacia lo subjetivo e impone la disciplina del “yo creo”. Muy bien cuando sea un acto de fé, pero no utilicemos la puerta de la ciencia para ello. La ciencia juega con otra baraja.